jueves, 30 de julio de 2020


Semana de Agitación por el Aborto Libre y Antirracista
MMM lanza Antología Crítica por el “Derecho a Decidir”
En el marco de la semana de agitación por el Aborto Libre y Antirracista, la Marcha Mundial de las Mujeres Chile, publica la Antología “Trayectorias sobre saberes y prácticas por el Derecho a Decidir”, una serie de artículos que relatan la experiencia política de la lucha por el derecho al aborto en Chile. 
En julio del 2013, el presidente de turno -Sebastián Piñera- calificaba públicamente de “madura” a una niña de 11 años, embarazada producto de reiteradas violaciones de su padrastro, quien mostraba su deseo de "tener" a su hijo/a, en un contexto de completa penalización del aborto. Este caso develaba la realidad de miles de niñas, mujeres y personas gestantes, obligadas a parir por la ausencia del derecho al aborto, herencia de la dictadura cívico-militar que vivió Chile.

Frente a este caso, que impactó por la indolencia de la respuesta presidencial, la Marcha Mundial de las Mujeres Chile, realizó el primer llamado a organizaciones feministas y aliadas para manifestarse juntas en contra de los violentos dichos de Piñera sobre el caso de esta niña, a quien el Estado de Chile adultocéntrico y patriarcal, forzó a ser madre.
Estas reuniones permitieron la articulación de la Coordinadora Feministas en Lucha (CFL), pluralidad de expresiones del feminismo que convergió en la lucha por la liberación de quienes viven múltiples formas de opresión doméstica, explotación laboral y violencia sexual a causa de las diversas  sexualidades, marcas de género, de clase, de etnia y otras tantas diferencias sometidas o subyugadas en esta sociedad capitalista, heterosexual y androcéntrica. Además, la CFL por años fue la articulación que convocó las masivas marchas del 25 de julio por el “Aborto Libre” que se realizaron en muchas regiones del país.
Desde ese hito, han pasado 8 años en los cuales la Marcha Mundial de las Mujeres Chile ha participado activamente en la CFL, manifestándose sobre aborto libre, por la descolonización de los cuerpos-territorios y por el derecho a decidir de manera autónoma.
Este año, las organizaciones parte de la CFL, acordaron cambiar la fecha de la gran marcha, para realizar una serie de acciones entre el 25 y 30 de julio, y así conmemorar cada 25 de julio el Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora, reafirmando el compromiso del feminismo(s) con la lucha antirracista.
En la semana de agitación por el Aborto Libre y Antirracista, la Marcha Mundial de las Mujeres Chile, pone a disposición parte de su trayectoria política en la lucha por el Derecho a Decidir, mediante la publicación de la Antología que recopila diversos años de edición de la Revista Ceres: Creando Feminismos. Esta selección de artículos, que relatan trayectorias políticas y sociales en torno al aborto, reúnen textos publicados entre los años 2013 y 2019, periodo de vasto debate y acciones para descolonizar el cuerpo de las mujeres.

Haga click aquí para obtener la RevistaAntología Derecho a Decidir

 

sábado, 25 de julio de 2020

25 de Julio: Por un Feminismo Antirracista e Internacional!

Este 25 de julio conmemoramos y saludamos a las compañeras y mujeres afrodiasporicas, afrolatinas y afrocaribeñas, sus memorias y luchas, en las que el secuestro masivo y la esclavización han sido el soporte del sistema de dominación cultural y económico que hasta el día de hoy despoja comunidades y fuerza migraciones.
El colonialismo es parte de nuestra historia común y nuestro enemigo.
Por la visibilización de todo lo resistido y construído y que ha sido negado por la historia colonial!!!
Porque si sabemos quiénes somos sabremos que queremos y como seguir avanzando juntas!

POR UN FEMINISMO ANTIRRACISTA E INTERNACIONAL!! 

¡¡Resistimos para vivir, Marchamos para transformar!!


Ilustración de nuestra amada Paulina Veloso

viernes, 24 de abril de 2020

Antología Saberes y prácticas sobre Economía Feminista y otras Acciones feministas contra la precarización de la vida de las mujeres




Cada 24 de abril el movimiento feminista internacional recuerda el desastre de Rana Plaza en Bangladesh ocurrido el año 2013, donde el desplome de un edificio dejó en evidencia las precarias condiciones laborales en las que se encontraban miles de mujeres al interior de fábricas textiles pertenecientes a la industria de la moda. En ese desastre murieron más de mil de mujeres que trabajaban para empresas transnacionales como Benetton, Mango, Indetex y Primark.

Para denunciar este hecho a nivel mundial y mantener en la memoria este desastre, desde el año 2015 la Marcha Mundial de las Mujeres estableció todos los 24 de abril como un día de solidaridad y acción global para visibilizar los efectos de las empresas transnacionales en la vida de las mujeres trabajadoras.

Es por esto, que este 24 de abril, la Marcha Mundial de las Mujeres en Chile, invita a reflexionar sobre el efecto de este modelo económico en la vida de las mujeres, presentando la Antología “Saberes y prácticas de Economía Feminista y otras economías. Una mirada a través de los años”, recopilados en los nueve años de edición de la “Revista Ceres: Creando Feminismos”.

Puedes revisar la antología haciendo click en la imagen

jueves, 23 de abril de 2020

Declaración 24H de Solidaridad Feminista



miércoles, 22 de abril de 2020

Semillero de alternativas feministas para el Buen Vivir





El contexto actual de crisis sanitaria por coronavirus ha evidenciado una vez más las desigualdades brutales de este sistema capitalista neocolonial, racista y heteropatriarcal que nos rige; vemos cómo en momentos de crisis se sigue teniendo en el centro de la economía al mercado, las ganancias e intereses de los grandes empresarios y transnacionales por sobre la vida y salud de las personas y nuestro ecosistema. ¿Es esta la única forma de organizar nuestra economía?, ¿cómo pensar otras formas de organización económica a nivel local e internacional en contextos de pandemia, crisis de energías y/o recesión económica? Se nos hace urgente la necesidad de repensar nuevas formas de organizar la economía y la sociedad que pongan en el centro el bienestar y cuidado de la vida.

Hace varios años desde la Marcha Mundial de las Mujeres hemos venido realizando diversas jornadas de encuentro, debate y reflexión en torno a la economía feminista, y si bien en esta oportunidad la contingencia nos ha impedido encontrarnos presencialmente, seguimos convencidas de la necesidad de dialogar, pensar, soñar, organizarse y construir alternativas al modelo imperante.

Por esto y haciendo uso de la virtualidad, les invitamos a nuestro Semillero de alternativas feministas por el buen vivir, la que contará con tres sesiones:
  1. Nociones de economía feminista (28 de abril)
  2. Mujeres y trabajos (5 de mayo)
  3. Experiencias territoriales de economía feminista y solidaria (12 de mayo)
Te esperamos en nuestra primera sesión este MARTES 28, para dialogar con Cristina Carrasco, doctora en economía con vasta trayectoria en economía feminista, y Miriam Nobre, brasileña con destacada experiencia en acompañamiento a campesinas/os y pueblos indígenas en temas de agroecología, soberanía alimentaria y Economía feminista.
¡A organizar los cuidados, la vida y la economía!

domingo, 29 de marzo de 2020

Economía feminista, hoy mas que nunca


Capitulo 3: Economía feminista



La crisis sanitaria por Coronavirus está dejando al descubierto también una crisis sistémica que ha arrastrado y profundizado por mucho tiempo las desigualdades sociales y la degradación generalizada de las condiciones de vida. El sistema socioeconómico que habitamos ha necesitado de la explotación de la tierra y de millones de personas para el beneficio de unas pocas, desde una lógica no sólo capitalista, sino profundamente racistas y heteropatriarcal.
Por eso, creemos en la urgencia de pensar otra economía que ponga en el centro la sostenibilidad de la vida, la cultura de los cuidados y los valores colectivos de reciprocidad y cooperación. Volcarnos a los saberes y prácticas de los pueblos originarios y de las comunidades rurales que mantienen una lucha histórica por el cuidado de la naturaleza, la soberanía alimentaria y el resguardo de las semillas; así como también a la experiencia de las mujeres en cuanto a la economía de los cuidados y la demanda del movimiento feminista para democratizarlos.
Hoy es tiempo de replantearnos qué tan profundos son los cambios que necesitamos, pues vivimos bajo un paradigma que se recrudece cada vez más en los territorios y cuerpos sistemáticamente vulnerados. Se dice que el virus COVID 19 no discrimina, pero hoy quien muere es la gente más pobre; el desempleo y la explotación laboral recae en los sectores populares, y el trabajo reproductivo y de los cuidados, hoy más necesario que nunca, se intensifica en las mujeres.
Nuestra invitación en tiempos de cuarentena es a la reflexión y generación de estrategias colectivas y solidarias para el Buen Vivir. A conocer las distintas experiencias de resistencias de pueblos y movimientos sociales que nos permitan volver con mayor fuerza a la revolución que iniciamos en octubre.
Por eso como Marcha Mundial de Mujeres-Chile, queremos compartir el trabajo que hemos venido generando en alianza con otras organizaciones y que creemos puede aportar e inspirar esta lucha social contra este sistema que precariza la vida.
Les invitamos a ver este video que aborda parte del trabajo realizado en diciembre de 2019, cuando se realizó la Carpa de las Mujeres dentro del marco de la Cumbre de los Pueblos. Jornada en que abordamos la Economía Feminista y la Soberanía Alimentaria como temáticas y prácticas fundamentales para la construcción de una sociedad justa y en armonía con la naturaleza.

Link del video: https://youtu.be/igp6HVRU_xs

¡Resistimos para vivir, Marchamos para transformar!

Violencia estructural en tiempos de Covid 19


En tiempos de (neo) fascismo velado bajo discursos de bonificaciones y leyes que no tocan ni un mínimo el aparataje neoliberal, es necesario hablar de la violencia estructural que vivimos como mujeres. Hemos visto al pueblo chileno y mapuche sometidos a una necropolítica sistemática, con masacres en las calles, y en Wallmapu desde hace siglos. Una democracia que permite la represión y coarta nuestra autonomía, y en el caso de las mujeres, también la hemos vivido en la indolencia histórica con cada feminicidio.
Desde el feminismo crítico, planteamos que no todas las mujeres somos iguales: en un sistema patriarcal que desde sus raíces ha sido colonial y se ha adaptado a todos los modelos económicos a lo largo de la historia. Así vamos deconstruyendo las subalternidades y dándoles su propia voz (campesinado, proletariado, mujeres, etc.) ,ñvistos como categoría “monolítica” con una identidad única en ideas de Gayatri Spivak (1985). Las mujeres populares tensan la cooptación del feminismo, maquillado a través de la inconsistencia de figuras que defienden ideas de nuestra lucha, pero apoyan con sus rostros la industria del retail, olvidando que el 24 de abril de 2013, quedó al descubierto la muerte de 1.134 personas (en su mayoría mujeres) en el colapso de una fábrica textil conocida como Rana Plaza en Bangladesh.
Las mujeres hemos guardado los otros saberes contrahegemónicos; las mujeres de pueblos originarios y afrodescendientes luchando contra el racismo; y las mujeres trans evidenciando el esencialismo del sistema sexo-género. Aún la maternidad es un mandato que sigue otorgando al Estado el control de nuestras cuerpas. La heterosexualidad obligatoria, los cánones estéticos y las políticas de equidad disfrazadas en discursos convenientes a los organismos internacionales, nos incomodan, porque justamente se acomodan a la estructura patriarcal.
Con pueblos disociados según cuánta capacidad de deuda tenga, el ilusorio crecimiento ha visto la naturaleza como un recurso y no como parte esencial de lo que somos. El despojo de una vida digna con el extractivismo, que seca la tierra y las aguas; o las inmobiliarias que retroexcavan hábitats y vecindarios. La crisis hídrica expone que el discurso sanitizador e higienizador del Estado chileno se hunde con comunidades enteras sin agua, por la alteración irreversible de sus territorios con el negocio de la agroindustria, forestales y proyectos hidroeléctricos tutelados por la clase política burguesa.  
Comprender que nos necesitamos, como tramas de interdependencia, en palabras de Judith Butler (2006), a pensar en «comunidad», que Silvia Federici define como “un tipo de relación, basada en los principios de cooperación y de responsabilidad entre unas personas y otras, respecto a la tierra, los bosques, los mares y animales” (2013).  
Desmontar la precarización de la vida de las mujeres a través de los designios como el trabajo doméstico y cuidados “por amor”, la feminización de la pobreza con trabajos esporádicos, las políticas inútiles ante la violencia en contexto de pareja, la educación sexista que anula nuestras cuerpas de placer y emancipación. El patriarcado a través de una violencia estructural nos confronta a mantenernos unidas y agudizar las contradicciones que se hacen más patentes con los fenómenos sociales recientes.
Les invitamos a ver este video que aborda parte del trabajo realizado en diciembre de 2019, en la Carpa de las Mujeres en el marco de la Cumbre de los Pueblos.

Link: https://youtu.be/OiSECMT17fc

¡Resistimos para vivir, marchamos para transformar!


Resistimos para vivir, marchamos para trasnformar

La Marcha Mundial de las Mujeres, presenta este video que recoge las opiniones de mujeres activistas de organizaciones representativas del movimiento feminista nacional e internacional y de las organizaciones pertenecientes a los movimientos sociales, que en solidaridad y bajo una convocatoria unitaria, vinieron a entregar sus propuestas y alternativas frente a la crisis climática que vive nuestro planeta.  
Somos las mujeres las que en el mundo sufrimos el mayor impacto frente al cambio climático, y durante los días que se desarrolló la Carpa de las Mujeres, en el marco de la Cumbre de los Pueblos - 2019, se evidenciaron y denunciaron las problemáticas y los obstáculos por parte de las grandes corporaciones y transnacionales que coludidas con los gobiernos, se oponen a las reales soluciones para disminuir los gases de efecto invernadero.
Para una justicia ambiental y climática, sostienen los movimientos campesinos a nivel mundial y las redes sociales ambientalistas, que sólo un cambio de sistema político, económico y cultural salvará al planeta tierra.
Hoy mas que nunca estas propuestas que sostienen las organizaciones sociales y las mujeres reflejan que no estamos equivocadas cuando denunciamos las inconsecuencias de un sistema capitalista basado en el gran capital y no en la vida de las personas. Estamos asistiendo a una epidemia mundial que ataca a millones de seres humanos en el mundo y que evidencia la inconsistencia del sistema capitalista con su acumulación desmedida de riquezas por parte de unos pocos, mientras son millones de habitantes en el mundo que tienen muy pocos elementos a su favor para enfrentar las crisis sanitarias y económicas como las que estamos viviendo hoy (hacinamiento, migración forzada, carencia de medios higiénicos, despidos laborales masivos, violencia hacia las mujeres, escases de alimentos, militarización y represión de las voces libertarias, etc.).
Este contagio universal nos alerta una vez más sobre la precariedad de la vida y lo expuestos/as que estamos, junto a la depredación de la naturaleza que también se encuentra en un momento de crisis, porque la vida misma del planeta tierra está en peligro y somos parte de ella. Nuestros cuerpos, como nuestros territorios se encuentran en riesgo junto con la madre tierra, por eso nuestra consigna en la Carpa de las Mujeres fue: ¡Contra toda violencia neoliberal, clasista, racista y patriarcal, Luchamos para Transformar!, hagamos entonces de nuestras resistencias nuestra fortaleza para seguir viviendo y transformar este sistema!

Link del video: https://youtu.be/IfZw176ylnA

domingo, 22 de marzo de 2020

Comunicado de la Marcha Mundial de Las Américas. Evaluación de la situación continental de las Mujeres después del 8M2020


A días de haber tomado las calles para levantar nuestras voces contra las violencias que sufrimos las mujeres en nuestros territorios nos reunimos de forma virtual para evaluar nuestras acciones y sus resultados.

Las mujeres nuestramericanas este 8 de marzo feminista nos levantamos y dimos muestra de la capacidad que tenemos de organizarnos y convocarnos en toda nuestra diversidad. Se tomaron las calles desde la provincia de Quebec hasta Argentina, el caribe también se hizo sentir, y si bien hubo intentos de represión en territorios como Nicaragua o Bolivia en ninguno pudieron amedrentar a las mujeres. Todas las coordinaciones nacionales de la Marcha Mundial de las Mujeres  hicieron sus llamados a la V Acción Internacional.

Sin embargo, más allá de la alegría que da encontrarnos y saber que somos muchas, hoy tenemos que decir que vivimos en territorios que castigan fuertemente los cuerpos de las mujeres.

El mismo 8 de marzo, mientras las calles vibraban con la furia feminista se cometieron femicidios en México,  Honduras, Venezuela,  y Argentina. Brasil, México, Argentina, Honduras, El Salvador, Guatemala y Bolivia son los países más peligrosos para las mujeres y el continente Americano es la segunda región más peligrosa para las mujeres del mundo.
 
Los femicidios en toda la región están amparados en la impunidad que otorga sistemas de justicia y sociedades que se niegan a actuar y en medios de comunicación que dan la espalda al problema y se empeñan en ser reproductores de la violencia machista.

Pero, el femicidio no es la única calamidad que nos azota. 

Mientras compartíamos los diferentes reportes, en Chile la oficina de las compañeras de Anamuri era cercada por un muro de concreto colocado en la calle, de allá nos llegan noticias sobre la represión cotidiana que están sufriendo, allanamientos, detenciones arbitrarias, violación al libre transito y al derecho a la información.

Noticias similares tenemos desde la hermana Bolivia, quienes tuvieron una movilización sin precedente este 8M.  Marcha que podemos describir como un acto de gran valentía que convocó a una gran diversidad de mujeres decididas a resistir al golpe y marchar para transformar su país.

A todo este panorama se suma la pandemia del Coronavirus y lo que significa de recargo de trabajos para los cuerpos y vidas de las mujeres, tanto como de desafíos para continuar con nuestras luchas, construcciones de alianzas y fortalecimiento de organizaciones en el marco de la cuarentena.  Ahora, más que nunca,  se hace visible que la vida y el bienestar de los pueblos debe ser el centro, como lo plantea las propuesta de la economía feminista.

Son tiempos difíciles y complejos donde el patriarcado en alianza criminal con el neoliberalismos y los coservadurismos más rancios pugna por sumir a todos nuestros territorio en la barbarie capitalista. Sin embargo, hoy más que nunca resaltan las fortalezas de nuestras capacidades para inventar y reinventarnos día a día, hoy más que nunca estamos convencidas que juntas somos invencibles. Hoy mas que nunca RESISTIMOS Para VIVIR, MARCHAMOS Para TRANSFORMAR

lunes, 9 de diciembre de 2019

Declaración de la Carpa de las Mujeres








DECLARACIÓN FINAL CARPA DE LAS MUJERES


Durante 5 días, organizaciones de mujeres y feministas junto a colectivos territoriales nos hemos reunido en torno a la “Carpa de las Mujeres” de la Cumbre de los Pueblos 2019 para denunciar el impacto y la violencia del sistema capitalista, patriarcal, racista y colonial sobre la naturaleza, los cuerpos y territorios, a través de la visibilización de la precarización de la vida de las mujeres y sus comunidades.

Enmarcamos nuestras actividades en tres ejes que permitieran visibilizar el contexto real de las mujeres en el continente: justicia feminista, desde donde visibilizamos la precariedad y violencia estructural en que habitamos mujeres, niñas y disidencias sexuales; cuerpos, territorios y violencia estructural, donde reflexionamos sobre nuestros cuerpos como primer territorio de lucha y resistencia; y economía feminista y soberanía alimentaria, donde pensamos una economía que ponga en el centro la reproducción de la vida y por lo tanto la cultura del cuidado, y valores de reciprocidad, cooperación y complementariedad.

En estas jornadas feministas, reflexionamos y compartimos experiencias de lucha y resistencia de mujeres de América Latina quienes históricamente han sido vivas protagonistas de las movilizaciones sociales que hoy surgen con más fuerza en el continente.  Evidenciamos que las mujeres y sus organizaciones están en los territorios luchando por el derecho al agua, contra el extractivismo y la minería, generando luchas unificadas contra los Tratados de Libre Comercio, defendiendo la soberanía alimentaria, recuperando la dignidad de la vida campesina, luchando contra la violencia patriarcal y estructural, reivindicando el trabajo no remunerado, luchando por la soberanía del cuerpo y los derechos sexuales y reproductivos, en síntesis, generando múltiples alternativas feministas contra el capitalismo, el extractivismo, el patriarcado y el racismo .

En este contexto, declaramos lo siguiente:

-       El gran capital transnacional se ha expandido por el continente americano gracias a los gobiernos que han permitido y apoyado los medios productivos y de consumo. La dupla empresa-Estado se fortalece con los grupos terratenientes, paramilitares y con el narcotráfico, que inundan los territorios latinoamericanos de violencia y muerte. El negocio de la soja y otros monocultivos son responsables del envenenamiento del suelo y el agua,  y son las mujeres quienes llevamos la carga en nuestra salud y vivimos las malformaciones de hijes y abortos por agrotóxicos. Sin embargo, la lucha de las mujeres campesinas e indígenas se ha centrado en recuperar los territorios empobrecidos por las empresas transnacionales y denunciar los daños y muertes que han generado. Las mujeres estamos en lucha por la tierra, los bienes comunes y la vida libre de empresas transnacionales.  

-       Denunciamos que el asesinato de Macarena Valdés es un femicidio capitalista, racista y clasista por parte de la empresa transnacional RPglobal. Hoy su caso está en completa impunidad, ya que la justicia ha encubierto el asesinato y lo ha presentado como suicidio. La autopsia y los peritajes realizados por la familia han demostrado que Macarena fue colgada post muerte y que existen terceros involucrados en este crimen. Macarena fue una valiente mujer que resistió contra un proyecto hidroeléctrico que dañaría un territorio ancestral el cual fue aprobado fuera de norma. Exigimos justicia por Macarena y solidarizamos con su familia y comunidad. No más mujeres muertas por defender los territorios!!

-       Denunciamos la total impunidad del lesbofemicidio de Nicole Saavedra, donde la justicia inoperante después de mucha presión de las organizaciones feministas y lesbofeministas logró dar con los responsables del crimen después de meses de investigación. Después de 3 años de total impunidad, un nuevo fiscal logró realizar todas las diligencias y resolvió el crimen en 1 mes, descubriendo que el asesino y violador fue Víctor Pulgar Vidal, conductor de transporte público local, quien la secuestró, torturó por 6 días y luego la mató. Víctor Pulgar había sido denunciado el 2014 y 2015 por el secuestro y violación de su sobrina, una niña de 16 años, hechos que se formalización el año 2017. A pesar de estos antecedentes nunca se relacionaron los dos crímenes. Nuestra convicción es que el lesbianismo impulsó la tortura y retención de Nicole, por ser camiona y de un sector rural, un crimen que se podría haber evitado si la justicia hubiese actuado. Exigimos justicia por Nicole Saavedra, el fin de la lesbotransfobia y que se tipifique el lesbofemicidio en su especificidad.

-       No olvidamos a Fernanda Cortes Arena, encontrada en el basural de Diego de Almagro el 2012, ni a Marta Bustos asesinada en la comuna de Huasco el 20 de diciembre de 2016; ambos casos sin culpables a la fecha, como tampoco a Catalina Álvarez, Tania y Marina, mujeres que desaparecidas en la comuna de Copiapó. No olvidamos el asesinato racista de Joane Forvil. En todo Chile la injusticia patriarcal nos violenta día a día y se burla en nuestras caras, el sistema judicial nos vulnera por ser mujeres, pobres, migrantes.  

-       Todos los casos revisados en nuestra “Carpa de las Mujeres” han develado que las mujeres vivimos en un contexto de injusticia e impunidad. Existe una incapacidad por parte de los Estados para ejercer justicia efectiva evidenciando la situación de violencia estructural con que vivimos las mujeres. Condenamos al estado capitalista, patriarcal, clasista, racista y colonial, y expresamos que no queremos una justicia patriarcal ni colonial. Creemos en la necesidad de una justicia feminista apoyada por las organizaciones feministas y de derechos humanos.

-       El feminismo campesino y popular es una realidad que brota con fuerza desde diversas organizaciones rurales, campesinas e indígenas, donde las mujeres líderes están defendiendo la agroecología y soberanía alimentaria, resistiendo ante el avance del agro negocio y la industria extractiva sobre los territorios. La agroecología es una propuesta política para enfriar el planeta. Reivindicamos la alimentación sana para las familias campesinas y excluidas de las ciudades, no como una alimentación para las elites o un nuevo nicho de mercado. Apoyamos las experiencias de las Escuelas de agroecología y educación popular como estrategias fundamentales para construir nuevas alternativas de futuro. Decimos fuerte que no puede haber soberanía alimentaria sin las mujeres, y que no existirá soberanía alimentaria sin feminismo campesino y popular.

-       Reivindicamos la economía feminista como una estrategia de resistencia y transformación para la vida de las mujeres y sus comunidades, como una forma de reconocer y valorizar los saberes, el trabajo doméstico y de cuidados que sustentan la vida y que, en este sistema capitalista, recae en las mujeres.

-       Las mujeres somos defensoras de los territorio y el buen vivir frente a la amenaza de las forestales, las mineras, proyectos energéticos, es decir luchamos contra el modelo extractivita. Denunciamos que nuestros territorios están militarizados, ya que las fuerzas del Estado están al servicio del gran capital. Nuestro compromiso es construir una agenda feminista por la defensa del territorio y buen vivir, un plan de acción contra el modelo extractivista, patriarcal, racista y colonial.

-       Nuestra lucha feminista es internacionalista, y apostamos por la unidad y la alianza para hacer frente a un enemigo común desde un feminismo de los pueblos. Por tanto, es urgente seguir articulando las luchas socio ambientales y feministas y las de soberanía sobre los cuerpos con la soberanía territorial. ¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!



Contra toda violencia neoliberal, clasista, racista y patriarcal
Luchamos para transformar!





Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres
Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas- ANAMURI
Colectiva Negrocéntricas
Colectivo VientoSur
Movimiento por el Agua y los Territorios-MAT
Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales-OLCA
Comité Socioambiental, Comité Plurinacional y Comité Internacional de la Coordinadora Feminista 8 de Marzo–CF8M
Marcha Mundial de las Mujeres

Diseño original por emerge y Sadaf F K.
Sitio Web por ZOEK