jueves, 31 de enero de 2019

Ni golpe a las mujeres, ni golpe imperialista al pueblo


La Red de colectivos La Araña Feminista manifiesta su apoyo al hilo constitucional en Venezuela, representado en el Presidente Nicolás Maduro Moros, elegido el 20 de mayo del año 2018, en un proceso electoral transparente, democrático y libre.

Estamos ante un intento de golpe de Estado, que al igual que los orquestados en Brasil, Paraguay, y Honduras responde a la retaliación infame del capital internacional contra los países latinoamericanos, quienes plenos de vocación libertaria se negaron a entrar al ALCA en detrimento de los intereses de nuestras naciones y nuestros pueblos. Revestidos de una legalidad inexistente, intentan hoy, en nuestro país, con la complicidad de la burguesía nacional y los partidos de la derecha fascista a su servicio, romper el orden jurídico venezolano para imponernos la entrega de activos, recursos y fuerza de trabajo de nuestras gentes.

La Constitución de la República establece en su artículo 233 que las faltas absolutas del Presidente o Presidenta son la muerte, la renuncia o aquella decretada por el Tribunal Supremo de Justicia por incapacidad física o mental permanente certificada, el abandono del cargo, ó la revocación popular de su mandato. Por lo que el argumento utilizado para desconocer al Presidente constitucional es inexistente. En cuanto al artículo 350 tan mencionado por la oposición, expresa que el pueblo venezolano tiene derecho a desconocer cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe su espíritu democrático; en Venezuela existe plena libertad de acción, de opinión y de pensamiento, lo que por supuesto no da el derecho de abrogarse para si la verdad, desconociendo la voluntad de mas de 6 millones de venezolanas y venezolanos, es decir un 67% de quienes decidieron ir a votar, y que en pleno ejercicio de su derecho eligieron a Nicolás Maduro como Presidente el año próximo pasado para el período constitucional 2019 -2025.

Desde que Barack Obama -y luego Donald Trump - calificaran a Venezuela como “UNA AMENAZA INUSUAL Y EXTRAORDINARIA” hemos asumido la inminencia de la escalada injerencista como un hecho. Desde ese momento le hemos gritado al mundo que las motivaciones reales de tal amenaza son las riquezas que posee nuestra nación y son el motivo de las tensiones geopolíticas que provoca el imperio norteamericano en Latinoamérica.

No es para nosotras posible reconocer a quien responde a los viles intereses del Imperio Norteamericano; a quien se ha autoproclamado Presidente sin que medie el ejercicio democrático de una elección para este fin. Intentando justificar con sus actos una intervención extranjera, bajo la fachada de una supuesta “ayuda humanitaria”, que lo que trae consigo son violaciones masivas, prostitución forzada, y otras calamidades como lo hemos visto en múltiples ocasiones a lo largo y ancho del Continente.

Es por todo ello que decimos hoy, con la fuerza de nuestras voces en coro: Aquí estamos Venezuela, en pie de lucha por la vida. No permitiremos que nos inciten a una guerra civil, pues somos completa y enteramente capaces de solucionar pacíficamente nuestros problemas, nos negamos a aceptar esa escena más del guión, que como en Libia y Siria intentan montar sólo para el registro de sus cámaras y sus medios hegemónicos, pero que para nada tiene asidero en la realidad de las calles de nuestro país . Invocamos nuestro derecho inalienable a la autodeterminación y le exigimos a los países del mundo nos dejen solucionar nuestros conflictos en paz y al amparo de nuestras leyes y nuestra instituciones.

Somos un pueblo de paz y convocamos desde aquí al dialogo entre hermanas y hermanos sin que medien intereses extranjeros que se contrapongan a los de las venezolanas y los venezolanos. Sabemos y por ello alertamos a todas y todos que las guerras se libran en los territorios, pero también en los cuerpos de las mujeres, víctimas en tiempos de guerra de las peores atrocidades.

Es por todo ello que esperamos que no subestimen la fuerza y la consciencia de un pueblo que se ha mantenido firme enfrentando una guerra económica inducida por los grandes capitales para ponernos de rodillas. Hemos soportado sus efectos dolorosos, con el coraje y la valentía de cada mujer venezolana, amasando las arepas de yuca o batata, remendando la ropa de nuestras hijas y nuestros hijos, haciendo de cada acto cotidiano un acto de resistencia.


¡Feminismo en resistencia!

¡Por nuestra patria - matria !

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Diseño original por emerge y Sadaf F K.
Sitio Web por ZOEK