miércoles, 5 de mayo de 2010

Cambio climático

Consideramos que para enfrentar el cambio climático se tiene que desmantelar el actual modelo político y económico neoliberal liderado por las grandes empresas, que provoca el cambio climático, degrada el medioambiente y destruye los medios de sustento (lo cual reduce la resiliencia humana y ecológica frente al cambio climático).

No podemos permitir que una elite ponderosa se continúe beneficiando a expensas de la mayoría empobrecida. Una elite que es responsable de la explotación insustentable de nuestro patrimonio natural, que impulsa la mercantilización de la vida, la privatización de los servicios públicos, y el creciente control de la producción y el comercio a manos de pocas empresas transnacionales muy poderosas.

Para ser efectivas, las medidas tendientes a enfrentar el cambio climático tienen que basarse en una transición fundamental a sociedades justas y sustentables. Todas las medidas deberían estar dirigidas a la consecución de la justicia climática y la promoción de la soberanía de los pueblos.

Los mecanismos de financiamiento para el clima adoptados hasta el momento, tales como el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kyoto, son problemáticos y no resolverán el cambio climático. Los mismos ofrecen a los países ricos, elites, empresas -incluyendo bancos, inversionistas y financistas- una vía para lucrar, al tiempo que expanden su poder e influencia sobre los sistemas económicos y mantienen en sus manos el control de las respuestas a problemas mundiales como el cambio climático. Estos mecanismos no están diseñados para atacar las principales causas del cambio climático.

Los países desarrollados deben a los países en desarrollo una deuda de enormes dimensiones y de larga data, debido a su uso intensivo de combustibles fósiles que ha generado la emisión de cantidades excesivas de gases de efecto invernadero en la atmósfera que compartimos todos y todas. La deuda climática es parte de una deuda ecológica más amplia que el Norte global debe al Sur global como resultado de siglos de explotación del patrimonio natural de las naciones empobrecidas, que fue impuesta por las políticas y prácticas económicas coloniales y neoliberales.

Estas deudas ecológica y climática se siguen acumulando en la medida que se continúan saqueando y degradando los bienes naturales. Los programas de liberalización económica impuestos por los gobiernos del Norte y las instituciones financieras internacionales, como el Banco Mundial, continúan obligando a los países del Sur a abrir sus fronteras para permitir la explotación de sus recursos. La transformación forzada de estos países en economías dependientes de las exportaciones les está negando a las comunidades el derecho de acceder a sus propios recursos, exacerbando su vulnerabilidad frente al cambio climático.

Estos países, empresas e instituciones que promueven un enfoque neoliberal para enfrentar el cambio climático, proponen un conjunto de “soluciones” fundadas en el mismo modelo injusto que generó la crisis en primer lugar.

Entre estas falsas soluciones se encuentran los agrocombustibles, los monocultivos agrícolas y forestales, las grandes represas hidroeléctricas, la energía nuclear, la captura y almacenamiento de carbono, la modificación genética y otras opciones insustentables. Muchas de ellas requieren grandes extensiones de tierra y a menudo generan conflictos violentos por la tierra y los territorios. Socavan los derechos y la soberanía de los pueblos, y destruyen los bienes y el patrimonio natural y cultural. También se corre el riesgo de que gran parte de los bosques que quedan en el mundo se incluyan en los esquemas de compensación de carbono y en los mercados de carbono, lo que socavaría de manera significativa los derechos de los Pueblos Indígenas, campesinos y campesinas y comunidades locales a la tierra y el territorio.

El Banco Mundial está tratando de imponerse como el banquero mundial del clima a través de su Unidad de Financiamiento del Carbono (que compra créditos para la reducción de emisiones directamente) y sus Fondos de Inversión Climática (que actualmente canalizan gran parte de los fondos para medidas relacionadas al cambio climático en los países en desarrollo). Los bancos regionales de desarrollo también están aumentando los fondos de inversión y los préstamos que otorgan. Sin embargo, estas mismas instituciones continúan financiando la extracción y el uso de combustibles fósiles: el Banco Mundial, por ejemplo, es el mayor prestamista multilateral para proyectos de inversión en petróleo y gas, y más del 80% de todos los proyectos petroleros que financia son utilizados para exportar lo producido a los países ricos del Norte.

Estas falsas soluciones son atractivas para las grandes empresas transnacionales porque facilitan su acceso a los mercados internos y recursos naturales del Sur global. Las empresas apoyan en especial el MDL, que les permite acceder a grandes subsidios adicionales, incluso para realizar operaciones insustentables en el Sur, vendiendo los créditos de carbono generados. Las empresas tienen también un papel importantísimo en las operaciones de los mercados de carbono, y actúan como corredores de bolsa, certificadores, consultores y grupos de presión.

Estrategias:

• Generar conciencia en todos los niveles sobre la necesidad de alcanzar la justicia climática.

• Generar conciencia sobre las causas estructurales del cambio climático y la amenaza que representan las falsas soluciones, especialmente entre las mujeres en las bases, comunidades, sindicatos y organizaciones de estudiantes.

• Producir materiales accesibles sobre justicia climática y falsas soluciones (en términos de lenguaje y estilo) en vario formatos (por ejemplo manuales), desde la perspectiva de las mujeres.

• Generar conciencia sobre la relevancia de lo que está en juego en la CoP de 2010 en Cacún y en la CoP de Ciudad del Cabo en 2011, organizar nuestra presencia en dichos foros para impedir que las falsas soluciones, como los mecanismos de mercado y los mecanismos de compensación, sean impuestas; y movilizarnos juntas siguiendo el llamado de la VC por 1.000 Cancunes.

• Denunciar los impactos de los agrocombustibles en África y Asia, y presionar a los gobiernos en los países donde los agrocombustibles son producidos y donde son comercializados para detener y revertir su expansión.

• Denunciar al Banco Mundial y su estrategia de controlar el financiamiento para el clima y convertirse en el banco del clima.

• Denunciar el entendimiento de Copenhague por servir a los intereses del Norte global y de las corporaciones. Utilizar el Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba como plataforma política para la movilización, y para defender la justicia climática.

• Lograr mayor apoyo del público y movilizarnos en torno al llamado por el reconocimiento y la reparación de la deuda climática.

• En el marco de nuestra lucha para enfrentar las causas estructurales del cambio climático y las falsas soluciones, abordaremos y emprenderemos acciones sobre los siguientes temas: derechos de propiedad intelectual, tanto sobre las semillas como las tecnologías, semillas y cultivos transgénicos, energía nuclear, agrocombustibles, REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación); plantaciones y monocultivos.

AGENDA
Eventos internacionales y regionales

• Realizar acciones comunes el 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer), 17 de abril (Día internacional de la lucha campesina), 16 de octubre (Día Mundial de la Soberanía Alimentaria)

• Utilizar los eventos internacionales para promover la soberanía alimentaria, tales como la cumbre del G20 en Corea del Sur, en noviembre de 2010; y la COP 16 en Cancún, México, en diciembre de 2010.

• Utilizar los eventos regionales para promover la soberanía alimentaria, tales como la cumbre de ASEAN en septiembre de 2010 en Hanoi, la 30ª Conferencia regional de Asia Pacífico de la FAO.

• Conferencia sobre Acaparamiento de Tierras en Gana, organizada por ATI en septiembre de 2010.

• Cumbre de las mujeres y pueblos de América contra la militarización, del 17 al 23 de agosto en Colombia.

• 13 al 17 de octubre de 2010, culminación de la III acción internacional de la MMM en Bukavu, República Democrática de Congo.

• Seminario de la Asamblea de Movimientos Sociales del 5 al 7 de noviembre de 2010 en Senegal.

• Semana da Acción contra OTAN, 15 al 21 de noviembre de 2010, Lisboa, Portugal.

• FSM de 2011 en Senegal

• Conferencia sobre Alimentación y Hambre en África en 2011 (propuesta por ATI hay que planificar)

• Foro Internacional contra los agronegocios en 2011 (propuesta por ATI hay que planificar)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Diseño original por emerge y Sadaf F K.
Sitio Web por ZOEK